“Oriente en un viaje”,por @glimargica

Tweet

Gliceria Gil @glimargicaMarigüitar, Cachamaure, Golindano, Playa Petare, San Antonio, Pericantar, El Muelle, tienen en común ser poblaciones del estado Sucre, enclavadas en territorio del golfo de Cariaco, bañadas por las aguas del Mar Caribe que se aprecian con distintos colores que pasan por el azul, verde,  turquesa y hasta el plateado.

En estas localidades el sol, la playa, la arena, las palmeras y los manglares se conjugan en ciertos puntos con las aguas termales para ofrecernos sitios de esparcimiento, para pasar ratos de sana diversión, así como para pernoctar si esa es la intención.

Marigüitar, fundada como Inmaculada Concepción de Marigüitar, es la capital del Municipio Bolívar y uno de sus principales atractivos es Playa Maigualida con un cómodo hotel con ese mismo nombre, en el sector denominado La Chica. Posee piscina y playa.

Allí está una planta de procesamiento de pescado y elaboración de conservas marinas, principalmente de atún, sardina y pepitona, propiedad de Mavesa, subsidiaria de Empresas Polar que ofrece empleo a los moradores del pueblo.



En Cachamaure hay un balneario con piscina de aguas termales, últimamente la hemos visto un tanto descuidada. Llegando a San Antonio del Golfo se ve un chorro de aguas termales que sale de la profundidad del mar. En ese pueblo y en Pericantar se consiguen algunas posadas muy acogedoras.

Otra particularidad es la espontaneidad de su gente, lo dicharacheros que son, característica propia del oriental, quienes aún conservan las tradiciones populares por eso es muy fácil toparse en el medio de la carretera con un entierro en el cual la urna del difunto es transportada en hombros por familiares y amigos que le acompañan hasta su última morada, al son de un galerón, una jota, un golpe y estribillo, o con la música que fue preferida por el fallecido.

El velorio se convierte en casi una feria popular, en especial cuando el finado está de cuerpo presente. Juegan truco y dominó, toman café, chocolate, beben ron y hacen hervidos de pescado y sancocho de gallina o cualquier otra especie que de buen caldo, todo es con la idea de permanecer despiertos y poder aguantar la fría y larga noche que precede al acto de enterramiento.
La gastronomía es la misma en todos estos sitios y por ser orillas de mar se consumen mucho las sardinas asadas, guisado de bagre, arroz con chipichipi, pabellón oriental, raya, chucho, pescado salado. Se acompañan con arepas piladas, arepas peladas o con cazabe fresco.

Para tomar, nada como la exquisita agua de coco, papelón con limón, chicha de arroz, de maíz, carato de mango y guarapo de caña.

Los postres están conformados por dulces como arroz con coco, majarete, conservas de coco, jalea de mango, pulpa de tamarindo, turrón de piña y guayaba, besos, catalinas y dulce de lechosa.
Muchas de estas delicias las podemos adquirir a la orilla de la carretera a precios muy atrapadores.

Lo más espectacular de esta zona es contemplar los hermosos atardeceres que nos proporciona el astro rey cuando inunda de colores el horizonte, haciéndonos notar el ocaso de ese magnífico día que disfrutamos paseando por tan hermosos parajes que nos ha brindado el creador.

Por Gliceria Gil

Loading...

 

Únase a nuestras redes sociales

Dele "Me Gusta" a nuestra página de Facebook: LeaNoticias

Síganos en Instagram: @LeaNoticias.

Síganos en Twitter: @LeaNoticias

Deje un comentario

Te puede interesar

¡Me Gusta!

Siga a LeaNoticias en Facebook y manténgase al tanto de los mejores análisis informativos