Tecnología 3D ahora en los quirófanos

Tweet

El día más afortunado en la vida de Avi Yaron fue cuando a sus 26 años tuvo un accidente de moto o al menos así lo considera.

Operacion

Fue gracias a ese evento que los médicos le hicieron un escáner en el cerebro para revisar los daños y descubrieron un tumor muy profundo que de otra forma hubiera pasado desapercibido.

Y en 1993, al estudiante israelí de ingeniería electrónica le informaron que habían descubierto una masa en el cerebro, ubicada cerca de áreas cruciales para el movimiento y el pensamiento.



Se encontró con un dilema: someterse a una operación invasiva y complicada que podría dejarlo con parálisis, o buscar otra solución.

Después de un año de investigación y búsqueda, Yaron consiguió a un cirujano en Nueva York que le quitó exitosamente parte del tumor que terminó siendo benigno.

Tras cinco años de búsqueda de cirujanos y expertos en tecnología, Yaron logró que le quitaran lo que quedaba del tumor con un procedimiento convencional. Pero esa búsqueda épica quedó dándole vueltas en la mente.

A pesar de que la segunda operación había tenido buenos resultados, se quedó pensando y experimentando con nuevas formas de cirugías de cerebro menos invasivas. Y ha perfeccionado una forma de operar el cerebro: 3D.

Ahora son muchos los estudios que se están haciendo para ver si esta técnica en 3D es mejor que los sistemas comunes de 2D.

Hani Marcus, neurocirujano del centro Hamlyn, del Imperial College de Londres, comparó recientemente esta herramienta con las convencionales utilizando un modelo de cerebro y la participación de cirujanos novatos con la técnica.

El estudio sugiere varios aspectos beneficiosos del 3D, pues reduce el tiempo de la operación y mejora sutilmente la percepción de profundidad.

Pero Marcus aclara que sería un error asumir automáticamente que 3D es mejor que 2D, y agrega que se necesitan realizar más estudios.

Existen varios problemas potenciales, uno de ellos es que los cirujanos que ya están acostumbrados a ver en 2D pueden tener dificultades para acostumbrarse a la nueva.

Y de la misma forma que algunas personas no disfrutan ver 3D y se sienten un poco mareadas, lo mismo podría sucederles a los cirujanos.

Pero para Yaron, cuya herramienta ahora se utiliza en Estados Unidos y Europa, este invento es el lado positivo de un asunto que durante muchos años estuvo rondando su cabeza.

“Si no hubiera tenido este accidente, no hubiera podido ofrecer esta solución. Y realmente sé lo que se siente tener opciones”.

[Fuente: BBC]

 

Únase a nuestras redes sociales

Dele "Me Gusta" a nuestra página de Facebook: LeaNoticias

Síganos en Instagram: @LeaNoticias.

Síganos en Twitter: @LeaNoticias

Deje un comentario

Te puede interesar

¡Me Gusta!

Siga a LeaNoticias en Facebook y manténgase al tanto de los mejores análisis informativos