Quiso justificar su infidelidad en Facebook y su esposa lo dejó en ridículo

Tweet

En un intento por hacerse popular en las Redes Sociales, Frank Fajardo intentó justificar en su perfil de Facebook las razones científicas de la infidelidad masculina. No teniendo cómo argumentar que sus aventuras sexuales eran producto de las pocas atenciones, mimos y cuidados de su esposa; acudió a distintas fuentes bibliográficas en Internet que explicaban cómo la naturaleza de los hombres prácticamente los obligaba a buscar placer fuera de casa.

Frank tenía cinco años de matrimonio con Eloina Otero, quien compartía su tiempo entre el trabajo y las responsabilidades del hogar. Un año antes del episodio del Facebook la pareja se había separado durante un par de meses, luego que ella descubrió que le había sido infiel con una compañera de trabajo. Sin embargo, la decisión de darse una nueva oportunidad prevaleció sobre los argumentos de sus amigas.

Con la sensación de que su esposa aceptaba lo que había sucedido como algo normal y relajado ante los esfuerzos que ella hacía constantemente por mantener el buen ambiente en casa; se animó entonces, con el pecho hinchado de orgullo macho, a publicar este post de Facebook:

Quiso justificar su infidelidad en Facebook y su esposa lo dejo en ridiculo 1



“He leído en un portal sobre psicología que la parte del cerebro donde nacen los impulsos sexuales del hombre no está tan arraigada a la parte emocional, lo que representa una gran diferencia con las mujeres pues, en el caso de ellas, los impulsos sexuales y las emociones nacen prácticamente en el mismo lugar del cerebro. 

Tiene sentido ya que, cuando a un hombre se le presenta la oportunidad de tener una aventura, en ningún momento deja de amar a su esposa mientras reafirma su masculinidad con otra mujer. Para nosotros la infidelidad es algo físico y hay estudios científicos que lo demuestran. 

Por eso las mujeres inteligentes saben que cuando un hombre decide casarse con ellas, lo hace porque está enamorado y eso es lo que realmente importa. Cuando una esposa le exige fidelidad absoluta a su esposo, le está pidiendo algo contra natura y egoísta, pues básicamente le estaría pidiendo que dejara de ser hombre. 

En esa misma página web explican además que la infidelidad femenina es otro cuento, pues esa sí está acompaña de sentimientos y resulta inaceptable para el esposo. La ciencia ha determinado que cuando la mujer tiene sexo con otro hombre, lo hace porque siente algo por el desgraciado ese. Por eso las infidelidades de una mujer no se perdonan, porque solo se estaría corriendo la arruga en una relación en la que nos han dejado de amar.

Así que a mis amigas que se empeñan en mantener discusiones y sufrir porque se sienten traicionadas por sus parejas, solo puedo decirles que acudan a la ciencia y aprendan a sacarle provecho a las circunstancias para ser cada vez mejores como mujeres y esposas. Yo que se los digo: sí es posible seguir adelante y seguir amando como el primer día, solo hay que aceptar las cosas como son”.

No habían pasado dos horas de la publicación del post en el Facebook de Frank cuando se hizo viral. Llovieron los comentarios de amigos de la pareja que daban sus opiniones y se encendió el debate entre hombres que defendían tímidamente su exposición y mujeres que se sentían ofendidas y argumentaban que valores como respeto, sinceridad, ética y el verdadero amor eran suficientes para ser fiel.

Después de un día de trabajo particularmente duro, Eloína llego a casa y se conectó a Facebook. Al leer el post no entendió qué razones pudo haber tenido Frank para exponer ante todo el mundo una situación que, aunque trataba de llevar de la mejor manera posible, era muy dolorosa para ella.

A medida que iba leyendo los comentarios de sus amigos, sus ojos se llenaron de lágrimas pues cada vez se iban haciendo menos serios y se iban convirtiendo en burlas hacia su condición de “engañada”.

La gota que derramó el vaso de su paciencia fueron las palabras de un vecino, que se unió a la conversación para comentar a manera de chiste: “Uy Eloína, vas a tener que mandar a remodelar las paredes de tu apartamento para que no te choquen los cachos jejejeje. Ese debe ser un problema típico de las mujeres tan inteligentes Jajajajajajaja”.

Su primera reacción fue correr hacia la sala donde estaba Frank viendo un juego de futbol y gritarle improperios hasta quedarse sin voz. Pero no había terminado de levantarse de la silla cuando se quedó inmóvil por un momento. Respiró profundo. Caminó hacia su alcoba y arregló una maleta con todas sus cosas personales. Volvió a sentarse en la computadora y respondió el post de Frank. Luego tomó un baño, se vistió de fiesta y, sin cruzar una sola palabra con el confundido y extrañado esposo, salió por la puerta como alma que lleva el diablo.

Frank le gritaba desde la ventana para que le explicara que sucedía. Ella permanecía sin hablar y con el rostro completamente inexpresivo. Subió a su carro. En la radio sonaba Dude (Looks like a lady). Le dio todo el volumen que pudo y arrancó a máxima velocidad.

Al regresar a la habitación donde Eloína usaba la computadora, Frank se sentó a leer en Facebook la respuesta que su esposa le había dejado, justo debajo de los 562 comentarios que ya contabilizaba el post:

Quiso justificar su infidelidad en Facebook y su esposa lo dejo en ridiculo

“¡Vale Frank! Pero es que no se te escapa nada! La humanidad es grande gracias a la ciencia, de eso no hay duda. Es por eso que, inspirada por tu recién descubierta fascinación por los estudios científicos, he decidido hacer también una investigación y encontré resultados sorprendentes. Fíjate bien: 

Se comprobó científicamente que los animales no pueden controlar sus impulsos, pero los humanos sí pueden. Es decir, cuando no eres capaz de controlar ese impulso sexual inconsciente de tu cerebro al que te refieres, sólo estás dejando bien claro la clase de animal que eres.

Otro estudio muy interesante demostró que las mujeres que son amantes de un hombre casado y después establecen una relación formal con ellos, tienen una altísima posibilidad de engañarlos o abandonarlos en un plazo de 2 a 3 años. Fue así como descubrí por qué me suplicaste tanto para que volviéramos después de tu affaire con la fulanita de la oficina. No tanto por el amor que decías que me tenías, sino porque a una muchachita como esa podrás marearla seis horas a la semana, como mucho, pero los pretendientes más atractivos y jóvenes que tú que tiene y la voracidad con la que estaba dispuesta a gastarse tus ahorros en ropa y maquillaje, no te daba muy buena espina, ¿cierto? 

No la puedo juzgar por eso de gastar dinero. Entre todos los estudios que encontré di con uno que me encantó de principio a fin. Unos científicos descubrieron que hay un impulso que nace en el cerebro de la mujer que prácticamente la obliga a comprar y gastar compulsivamente para ser feliz. Es un asunto natural. Hoy me sentí con ganas de conectarme con mi esencia femenina, esa que tenía represada desde hace varios años para no polemizar a causa de tu tacañería; y me he llevado todas tus tarjetas bancarias. Puedes despedirte de tu historial crediticio. 

Te cuento más. Hay un estudio de una universidad americana que demostró que las mujeres somos más capaces que los hombres de sobrellevar nuestros errores, aceptarlos, corregirlos si es posible y aprender la lección. Como no me ha convencido mucho (quizás porque estaba en inglés y no lo he entendido del todo), he decidido ponerlo en práctica para probar la hipótesis. Como primer paso reconozco que fue un error terrible haber vuelto contigo. Ahora, para corregirlo, he decidido dejarte definitivamente y llevarme como aprendizaje que hay hombres cuya patanería jamás dejará de sorprenderte. Tú lo has dicho claramente, las cosas son como son. 

Finalmente, pero no menos importante, un trabajo de una prestigiosa revista científica echó por tierra hace más de cinco años el famoso estudio al que haces referencia en tu hilarante post. De hecho, investigaciones recientes han demostrado que debido a la capacidad de gestar y parir seres humanos, las mujeres tenemos la tendencia natural de buscar el mayor número de compañeros sexuales posibles. Tú sabes, para preservar nuestra especie. Sería genial si me ayudaras a difundir esta información para contribuir con la construcción de una sociedad más justa, en la que se respeten los derechos inherentes a la naturaleza femenina. 

Más curioso es que la misma investigación demostró que las mujeres tienen instintos sexuales más voraces que los del hombre y una frecuencia sexual natural mucho más alta. Por eso Dios nos dio la capacidad de ser multiorgásmicas, flexibles y anatómicamente capaces de disfrutar el placer sexual mucho más que el hombre. Debe ser por eso que en los últimos meses has tenido el problemita recurrente ese por el que se supone que ibas a ir al médico pero te da miedo. 

De todas formas me voy dispuesta a comprobar tu teoría de que en el mismo lugar del cerebro donde nace el impulso sexual en la mujer, nacen sus emociones. Pero voy a hacer una variación, como lo permitiría cualquier proceso experimental. En vez de enamorarme de otro para después acostarme con él, voy a acostarme con él primero para ver si después me enamoro. Espero que seas suficientemente inteligente para entender que mi única intención es contribuir con esa ciencia a la que tanto respetas. 

Por cierto, todavía no hay estudio que lo confirme pero Joaquín Sabina dijo una vez que los hombres engañan más que las mujeres; pero las mujeres engañan mejor”… Yo que tú comenzaría a preguntarme a cuál de tus amigotes deberías comenzar a llamar “el desgraciado ese”. 

[Por: Mandy España]

Artículo relacionado: Usó la excusa del perro que se había comido la tarea y su profesor la dejó en pena

Loading...

 

Únase a nuestras redes sociales

Dele "Me Gusta" a nuestra página de Facebook: LeaNoticias

Síganos en Instagram: @LeaNoticias.

Síganos en Twitter: @LeaNoticias

Deje un comentario

Te puede interesar

¡Me Gusta!

Siga a LeaNoticias en Facebook y manténgase al tanto de los mejores análisis informativos