El calabozo de la libertad: “¿Patria segura? Yo te aviso chirulí”, por: @GustavoAzocarA

Tweet

gustavo_azocarEscribo estas líneas pocas horas después de enterarme de la gravísima tragedia ocurrida en el sector Las Calderas, de la ciudad de Coro, estado Falcón. Allí, un comando de la Guardia Nacional Bolivariana, acribilló a cuatro mujeres indefensas, entre ellas a tres menores de edad. El saldo: dos personas muertas y dos heridas.

De acuerdo con la versión publicada por el colega periodista Gerardo Morón, en el Diario La Mañana de Falcón, el Comando de la Guardia Nacional Bolivariana, que formaba parte del Plan Patria Segura, disparó contra el vehículo en el cual se trasladaban las cuatro mujeres tras confundirlo con el automóvil en el que supuestamente viajaban unos presuntos delincuentes.

El hecho se suscitó en la calle Betancourt del sector Las Calderas, una populosa barriada de la capital falconiana. Las víctimas de este “operativo de seguridad” del Plan Patria Segura, son: Luimina Pacheco de Pèrez de 42 años y Gabriela Pèrez Pacheco, de 15 años. La primera era esposa, y la segunda era hija, del dirigente político Emilio Pérez, secretario de organización del partido Un Nuevo Tiempo en el estado Falcón. Eran, además, hermana y sobrina de Jesús Pacheco, dirigente de Voluntad Popular en la zona.

En el vehículo Corsa cuatro puertas acribillado por efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana, también viajaban Berta Minerva Pérez Pacheco de 15 años y Luiminer Zulay Pérez Pacheco de 13 años, hijas de Emilio y sobrinas de Jesús. Las dos menores de edad resultaron gravemente heridas y están vivas sólo por un milagro de Dios.

Hay tres preguntas que me asaltan en este momento y que quiero compartir con los lectores: 1) ¿Cómo es posible que un comando de efectivos de la Guardia Nacional dispare a mansalva contra un vehículo sin cerciorarse de quienes son las personas que viajan en su interior?. 2) ¿Cómo es posible que funcionarios de la Guardia Nacional disparen a matar contra un automóvil sin verificar si ese es el carro que están persiguiendo?. Y 3) ¿Cómo es posible que un grupo de militares, que se supone ha sido entrenado para la guerra y el combate, dispare contra los tripulantes de un automóvil sin que éstos le hayan disparado primero?

De acuerdo con versiones recogidas en el lugar de los acontecimientos, y difundidas por medios de comunicación del estado Falcón, los efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana dispararon más de 50 veces contra el automóvil Corsa cuatro puertas en el que viajaba la señora Luimina Pacheco y sus tres hijas. Eso sólo quiere decir una cosa: los funcionarios de la GN dispararon a matar. Los GN no estaban interesados en “detener” a los presuntos delincuentes que viajaban en el vehículo.

En el supuesto negado de que se tratara de antisociales, los que viajaban en el carro, todo parece indicar que las intenciones de los efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana que actuaron en el operativo, no eran las de detener y poner a las órdenes de los tribunales a esos malhechores para que fueran sometidos a juicio, sentenciados y llevados a la cárcel. Esos presuntos malandros, que por cierto, hoy deben estar en la calle, cometiendo todo tipo de fechorías y revolcándose de la risa al ver la tremenda metida de pata de la GN, no tenían ninguna oportunidad de defenderse, porque iban a ser acribillados como lo fueron los miembros de la familia Pérez Pacheco.

Entonces tendríamos que preguntarnos también: ¿Cuál es la misión del Plan Patria Segura? ¿Atrapar a los delincuentes y ponerlos en manos de la justicia para que sean sometidos al imperio de la ley y llevados a prisión, como lo dicta la Constitución? O ¿Caerle a tiros a todo antisocial que se encuentre en la calle, sin darle oportunidad a la defensa, sin permitirle acceder a los instrumentos previstos en la Ley y sin importar todo cuanto se ha avanzado en materia de derechos humanos?

Lo ocurrido en el sector Las Calderas del estado Falcón, debe llevarnos a una profunda reflexión. No solamente por el hecho terrible, de haber asesinado a una madre y a su hija, y por haber destrozado la vida de una extraordinaria familia venezolana, que hoy se encuentra inconsolable, ante la pérdida de sus seres queridos. Sino también por el hecho gravísimo, de estar frente a lo que parece ser una práctica común y corriente por parte de los organismos de seguridad del estado, incorporados al Plan Patria Segura, cuyas directrices parecieran ser las de “dispara primero y averigua después”.

Tal parece que el Plan Patria Segura no busca capturar delincuentes y someterlos al imperio de la ley. Todo lo contrario: el Plan Patria Segura lo que busca es matar delincuentes y borrarlos de la faz de la tierra. Eso confirma una vez más, la teoría, muy extendida, de que los militares no fueron hechos para combatir la delincuencia. En conclusión: al Plan Patria Segura le falta dos cosas importantes: devolver a los militares a sus cuarteles y recordar que los derechos humanos son sagrados.

Caracas, 06 de Julio de 2013

Gustavo Azócar Alcalá

Loading...

<

Únase a nuestras redes sociales

Dele "Me Gusta" a nuestra página de Facebook: LeaNoticias

Síganos en Instagram: @LeaNoticias.

Síganos en Twitter: @LeaNoticias

Deje un comentario

Te puede interesar

¡Me Gusta!

Siga a LeaNoticias en Facebook y manténgase al tanto de los mejores análisis informativos